Movilidad humana, el reto de aprender a vivir en común

Escuela de Verano con más más de 350 agentes de las Cáritas Diocesanas

Con el tema “Movilidad Humana: el reto de aprender a vivir en común”, arrancan las sesiones de la XXIV Escuela de Verano de Cáritas, un foro formativo anual en el que participan más de 350 trabajadores y voluntarios, entre ellos una delegación de Cáritas Diocesana de Santiago de Compostela, que se dan cita en la Casa San José de la localidad madrileña de El Escorial

“La movilidad humana forma parte de nuestra realidad cotidiana”, señalan los responsables de la Escuela, que recuerdan que “tanto la Confederación Cáritas Española como las Cáritas de todo el mundo están acompañando a las personas que se mueven por todo el planeta en busca de nuevas oportunidades, de un futuro digno y sostenible más allá de sus fronteras para ellos y sus familias”.

Cuidado del medio ambiente y movilidad humana

Esta Escuela, además, quiere hacerse eco, como elemento transversal, de la realidad de las personas migrantes y de íntima relación que existe en el cuidado de nuestra casa común y los problemas de movilidad humanan en todo el mundo. Como recuerda el Papa Francisco en la encíclica Laudato Sí, un verdadero planteamiento ecológico “se convierte siempre en un planteamiento social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el medio ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres”. De hecho, afirma el Pontífice, “no hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental. Las líneas para la solución requieren una aproximación integral para combatir la pobreza, para devolver la dignidad a los excluidos y simultáneamente para cuidar la naturaleza”.

Densa oferta formativa

Cada uno de los dos módulos de la Escuela se abre con una ponencia marco, tras la cual se imparte el programa de cursos monográficos.

En el Módulo A, Bernardo Pérez Andreo, profesor del Instituto Teológico de Murcia, quien abordará el “Migraciones hoy: análisis y retos”. Los cursos incluidos están dedicados a temas como   el cambio climático y la ecología humana integral; la comunicación institucional; la prostitución desde la mirada y la experiencia de Cáritas; el modelo de Cáritas en el ámbito del comercio justo y el consumo responsable; la protección de los derechos de los migrantes; las claves de la acogida y el acompañamiento; la soledad de las personas mayores en las ciudades y en el mundo rural; y la renovación de los equipos de voluntariado de Cáritas.

Una ponencia de Javier de Lucas, profesor del Instituto de Derechos Humanos (IDH) de la Universidad de Valencia, abrirá el Módulo B de la Escuela, cuyo programa incluye cursos sobre salud emocional y mental; resolución de conflictos con menores en situación de riesgo de exclusión social; el trabajo en equipo; la ética en nuestras finanzas; la animación comunitaria en el entorno rural; la labor de Cáritas en la construcción de la paz; la relación de ayuda; y el voluntariado Internacional

Un año más, la Escuela de Verano ha estado precedida por otros dos foros de formación especializados: la Escuela de la Caridad (con una duración de tres años) y la Escuela de Formación de Directivos, en las que han participado 150 alumnos