Parroquia de Santa María a Antiga do Caramiñal

En el año 1560, Gómez Pérez das Mariñas toma la decisión de construir un templo en el Caramiñal. Las obras no concluirán hasta el siglo XVII.
La parroquia de Santa María a Antiga do Caramiñal se constituye en el año 1738 cuando esta parroquia se independiza de la de Santa María do Xobre.Con bastante probabilidad el templo se consagra en el año 1702, pues es en esa fecha cuando son trasladadas desde la “iglesia vieja” en procesión -cuentan las crónicas- el Santísimo Sacramento, la imagen de la patrona(la Virgen de la Antigua), y los demás santos. Para señalar tan destacado acontecimiento hubo tres días de fiesta con exposición del Santísimo, costeado el primero por los Marqueses de Parga, el segundo por la Villa y el tercero por el párroco.

Es un templo de una sola nave a la que con el paso del tiempo se le añaden otros dos espacios que en este momento alojan el paso de la “Caída de Jesús Nazareno” y el retablo del Carmen respectivamente.

Llama la atención al entrar en este templo el retablo que adorna el presbiterio. Construido en el cambio de siglo o transito del XVII al XVIII. Se dona y dota de rica policromía en 1718. Se encuentra entre los más antiguos y de mayores proporciones de los conservados en las comarcas del Barbanza y Noia. Tan sólo equiparable a los del convento del Carmen de Padrón (por cierto también costeado por los Vizcondes de la Torre de Xunqueiras) y el de la Colegiata de Iria Flavia.

Aludido por el escritor D. Ramón María del Valle-Inclan: En el relato “mi bisabuelo” del año 1901 “Dorado es tu nombre Santa María del Caramiñal”, y en sus “Comedias Bárbaras” hace referencia al S. Miguel Arcángel que corona el retablo y que con su espada somete a un grotesco diablo de dos cabezas.

Pero una parroquia no la constituye la fábrica del templo parroquial ni su ornato sino sus gentes; los católicos que entre luces y sombras, en medio de las vicisitudes del mundo nos encaminamos hacia la casa del Padre. Y lo que hace que una parroquia sea viva es: el cómo trata al Señor en la eucaristía y los demás sacramentos (el culto, la liturgia), el cómo transmite la fe, cómo evangeliza (la catequesis, la formación de adultos) y el cómo mira al mundo y sus problemas, la caridad (Caritas), estos son los tres aspectos en los que procuramos centrar la actividad pastoral, seguro que no de modo distinto a como se hace en todas las parroquias, animados por Cristo, presente en nuestro sagrario, me gusta decir que es Él quien guía y conduce la parroquia a mí sólo me queda estar atento a las mociones que quiera poner en mí alma siendo muy consciente de que soy un pobre siervo.Llevo realizando mi labor pastoral en A Pobra do Caramiñal desde el día 30 de septiembre del año 2000, han pasado ya catorce años y cada nuevo curso lucho con recomenzar con espíritu nuevo, los logros son de todos los errores, que alguno hay incluso inconscientes, sólo míos por mis negligencias y miserias también por mi falta de fidelidad a la llamada de Dios.

Manuel Antonio Villar Fernández / Junio 2015