Peregrinación a Lourdes de la Hospitalidad

Este año cumplimos 36 años peregrinando a Lourdes, y presidió la peregrinación Don Jesús, Obispo Auxiliar de la Diócesis de Santiago de Compostela.

Hemos vuelto de Lourdes llenos de alegría y felices por estar unos días un poco mas cerca de Nuestra Madre. Como todas las peregrinaciones cada una tiene sus momentos, que hace que cada año la peregrinación a Lourdes sea diferente y que no te deje indiferente.

Este año de forma incidental, y no relacionado con la empresa de los buses, se nos averió la grúa de uno de los buses. En la pausa lo solventamos gracias a los voluntarios y al chofer del bus, Cristóbal. Después en el Hotel Ciudad de Burgos, gracias a la ayuda de Raquel y el equipo de mantenimiento, pudimos bajar a los enfermos en silla sin problemas. La verdad es que fue una idea genial y estas experiencias sirven para el futuro y realmente fue un momento de expectación y alegría. Nuevamente dar las gracias al personal del Hotel, os ponemos unas fotos. Llegamos a Lourdes a las 21h30, sin otros contratiempos y llenos de alegría y esperanza.

Al día siguiente teníamos la misa internacional, y en la Basílica de San Pío X no cabía ni un alma. Estaba llena, gente de pie, por los laterales, estaría prácticamente a su capacidad máxima de 25000 personas. Por la tarde, desde La Virgen Coronada fuimos en procesión hasta la Cruz de los Bretones. Tras un acto, en donde renovamos las promesas del bautismo, pasamos por la Puerta de la Misericordia y fuimos en procesión a la Iglesia de Santa Bernardette para participar en el sacramento de la reconciliación. Finalizamos el día con la procesión de las antorchas, en la que participa toda la peregrinación.

El lunes tuvimos la Misa en la Gruta de las apariciones, presidida por Don Jesús, y en donde realizaron ofrendas peregrinos de la hospitalidad. Por la tarde la procesión del Santísimo, para finalizar el día en la tienda del reencuentro, en donde tuvimos el Vía Lucis. Fue una celebración en recogimiento, llena de amor, esperanza y alegría. Estábamos prácticamente toda la peregrinación y el silencio, los cantos y los momentos de reflexión nos llevan a conocer el Amor de Dios.

El martes por la mañana tuvimos el Vía Crucis de la montaña y de la pradera. Por la tarde la misa en la basílica de Nuestra Señora del Rosario, y al finalizar la entrega de medallas de los cinco años a los voluntarios. Este año entregamos a los peregrinos y enfermos que llevan entre 10 – 15 años peregrinado a Lourdes, una medalla en agradecimiento. Fue un momento emotivo, lleno de emociones que se percibía en el ambiente y en la cara de los peregrinos. Por la noche tuvimos la fiesta de los enfermos en el Hospital / Accueil. Don Jesús, nos volvió a sorprender cantando una canción de Nino Bravo y después por aclamación popular tuvo que cantar una nueva canción.

Todo esto, son solo palabras, si realmente quieres vivirlo y sentirlo, no lo dudes ven con nosotros a Lourdes el año que viene, será en el mes de mayo y del 13 al 17.

Fuente: www.depasxuventude.com