El Ar­zo­bis­po de Seúl, el Car­de­nal An­drew Yeom Soo-jung, ex­pli­có que la lla­ma­da “JMJ Co­rea­na” es una opor­tu­ni­dad para el cre­ci­mien­to es­pi­ri­tual de los jó­ve­nes, “para que pue­dan en­con­trar a Cris­to en sus vi­das”.

La ar­chi­dió­ce­sis de Seúl aco­ge­rá la Jor­na­da de la Ju­ven­tud co­rea­na (KYD, si­glas en In­glés) del 11 al 15 de agos­to de 2018, que ten­drá como tema prin­ci­pal la fra­se Evan­ge­lio “Soy yo, no ten­gáis mie­do” (Mt 14:27).

Una opor­tu­ni­dad para en­con­trar­se con Cris­to

En de­cla­ra­cio­nes a la agen­cia va­ti­ca­na Fi­des, el Ar­zo­bis­po de Seúl (Co­rea del Sur), el Car­de­nal An­drew Yeom Soo-jung, ex­pli­có que la lla­ma­da “JMJ Co­rea­na” es una opor­tu­ni­dad para el cre­ci­mien­to es­pi­ri­tual de los jó­ve­nes, para que pue­dan en­con­trar a Cris­to en sus vi­das.

“Sin­ce­ra­men­te de­seo que mu­chos jó­ve­nes pue­dan des­cu­brir la ver­da­de­ra paz y el con­sue­lo en la pre­sen­cia de Dios, con­fián­do­se a Él”, aña­de el Pur­pu­ra­do, sub­ra­yan­do que se tra­ta tam­bién de una opor­tu­ni­dad para que la Igle­sia lo­cal re­fle­xio­ne con y so­bre la ju­ven­tud; es­pe­cial­men­te acer­ca de las pro­ble­má­ti­cas a la que se en­fren­ta ac­tual­men­te.

“En los jó­ve­nes se es­con­de la es­pe­ran­za”

“Ve­mos que la tasa de des­em­pleo de los jó­ve­nes co­rea­nos es la más alta en la his­to­ria. Los jó­ve­nes tien­den a re­tra­sar o aban­do­nar la idea de ca­sar­se y for­mar una fa­mi­lia a cau­sa del des­em­pleo”, co­men­tó Su Emi­nen­cia, des­ta­can­do que a pe­sar de los obs­tácu­los, en el co­ra­zón de los jó­ve­nes siem­pre des­cu­bre la es­pe­ran­za y sien­te la pre­sen­cia de Cris­to:

“Los jó­ve­nes se acer­can a Dios con pa­sión y de­seo y traen al mun­do la ver­da­de­ra fe­li­ci­dad que vi­ven al ex­pe­ri­men­tar el amor de Dios en sus vi­das. Tie­nen un po­ten­cial in­fi­ni­to por­que son jó­ve­nes y me­re­cen ser ama­dos solo por­que son jó­ve­nes”.

El ob­je­ti­vo: man­te­ner viva la Fe

Por úl­ti­mo, el Car­de­nal Yeom Soo-jung des­ta­có que la KYD ayu­da a que los jó­ve­nes lo­gren “man­te­ner vivo su amor a Dios y man­te­ner viva la fe en su via­je de la vida”.

Esta es la cuar­ta edi­ción de la JMJ Co­rea­na que se rea­li­za en una dió­ce­sis de Co­rea del Sur. La pri­me­ra se reali­zó en el 2007 en Jeju, la se­gun­da en el 2010 en Ui­jeong­bu y la ter­ce­ra en Dae­jeon. Esta úl­ti­ma se ce­le­bró en con­jun­to con la Jor­na­da Asiá­ti­ca de la Ju­ven­tud con mo­ti­vo de la vi­si­ta del Papa Fran­cis­co a Co­rea.

 

Fuente: Agencia SIC