El Instituto Superior de Ciencias Religiosas (ISCCR) organiza en colaboración con el Instituto Bíblico y Oriental (IBO) el séptimo curso de Biblia, historia y religiones.  La temática de este año lleva por título Entre Oriente y Occidente: en busca de nuestras raíces. Como es habitual, el curso se desarrollará en el salón de actos del Instituto Teológico Compostelano, en san Martín Pinario.

El curso se desarrollará en dos martes, con dos conferencias magistrales cada día en horario de 19h a 21h. El 5 de febrero el profesor del Instituto Teológico Compostelano José Antonio Castro Lodeiro disertará sobre “la experiencia de lo sagrado a través de la invocación y adoración”. El profesor del IBO Jesús García Recio cerrará la jornada con una exposición sobre “La oración cotidiana en el s. XVIII a.C.

El martes 12 de febrero abrirá el curso la profesora del ISCCR María Eugenia Muñoz Fernández. Su ponencia lleva por título “Iconografías que trascienden. De las diosas lactantes egipcias a María”. Alfonso Vives Cuesta, profesor del IBO cerrará las jornadas con su conferencia “La recepción griega del legado egipcio y mesopotámico”.

Mesopotamia, Egipto, Canaán y Anatolia son las geografías que asistieron al surgir del pensamiento, de las ciencias y de la experiencia religiosa que trabaron en el lento transcurrir de más de tres milenios el extraordinario fenómeno de la civilización moderna y del cristianismo.

Es evidente que para conocer los orígenes del mundo que habitamos conviene retroceder en línea histórica más allá de las coordenadas geográficas y cronológicas de la tradición grecolatina. Hay que llevar la mirada hacia el este, poniendo los ojos en la geografía del Oriente Antiguo y remontar siglos, hasta el cuarto milenio a.C., si se quiere llegar a las fuentes de nuestra cultura.

La Jornada de este año quiere sacar a la luz la raíz oriental del pensamiento occidental. En Oriente se trazaron las líneas maestras para el debate de las grandes cuestiones acerca del hombre, de su mundo y de la trascendencia, tal y como las aborda el mundo occidental: la comprensión del ser humano, la incógnita del mundo, la intuición de lo Trascendente.

La Biblia ejerció de cordón umbilical entre Oriente y Occidente. Este libro ha imbuido de su pensamiento y religiosidad el arte, la literatura, la filosofía, el derecho, la política y tantas otras manifestaciones de Occidente, es en gran medida el acopio y maduración originales de los fenómenos culturales y religiosos gestados en el Oriente Antiguo.

Para más información: