“Vir a Laxe foi poñer a mente a cero”

Cincuenta años acaba de cumplir como sacerdote. Y la mitad de esa vida consagrada a la Iglesia, Enrique Redondo Mella (77 años, Boqueixón) la ha pasado en Laxe, localidad a la que llegó procedente de A Estrada -donde se había ocupado durante dos decenios de las parroquias de Curantes, Olives e Pardemarín- tras haber pasado previamente 5 años en su primer destino, Cotobade: «Aqueles eran tempos de pobreza, pero teño un recordo inmellorable daquela xente. É como o que din dos primeiros amores», recuerda el sacerdote, que hace solo un par de días pudo experimentar el cariño que le profesan también en el municipio bergantiñán. Los feligreses de Laxe y Serantes -las primeras parroquias que asumió en esta comarca el día de Reyes de 1991- y los de Traba, Nade y Soesto-Sarces -de las que se tuvo que hacer cargo hace cuatro años por la muerte de Juan Antonio Gándara Pérez- le tributaron el domingo pasado un homenaje con motivo de sus bodas de oro sacerdotales que le han ayudado a recordar cómo fueron sus comienzos en la localidad.

«Eu non coñecía practicamente o lugar. Dixéronme Laxe e vin para aquí. Ademais chegaba de terra adentro, onde hai outros costumes, así que para min vir para Laxe foi poñer e mente a cero e empezar de novo. Ao principio actuaba con moita prudencia e cando me preguntaban como facíamos unha cousa, como por exemplo na Semana Santa, que para min era un pouco forte, eu respondía: ?como sexa costume?. E así fun aprendendo ata chegar onde estamos agora. Houbo que cambiar algunhas cousas na miña mentalidade, pero sen problemas», relata Redondo Mella haciendo énfasis en las diferencias que aún perviven hoy en día entre la Galicia costera y la interior.

Momentos de emoción

El Simulacro do Naufraxio, celebración instaurada en Laxe por el marino jubilado Avelino Lema Santos hace más de medio siglo, fue otra de las tradiciones locales que más impresionó al sacerdote cuando llegó a esta tierra. «O primeiro ano foi algo que me emocionou moito porque non había moito tempo que houbera un naufraxio de verdade en Laxe (mais adiante foi o do Panchito) e había moita emoción: coas familias dos mariñeiros que faleceran chorando… Despois de 25 anos xa un se vai acostumando a todo, pero segue sendo algo emocionante».

Hoy en día, completamente integrado en la vida local, Enrique Redondo sigue desarrollando una labor pastoral que ni siquiera ha querido alterar con motivo del homenaje del domingo pasado. El sábado ofició la misa en Nande y un día después, antes de los actos programados acudió también a A Torre (9 horas, «verán e inverno»), Serantes (10) y Traba (11). Solo el aplazamiento media hora de la misa de Laxe delataba que no se trataba de una jornada normal. «Foi moi especial, moi concorrida e moi participada pola xente. Non fixemos cousas raras, pero non cantou nin o coro parroquial, senón que cantou a parroquia toda, ou polo menos os que asistiron, como se fose unha familia. Resultou moi bonita. Todos puideron participar no canto, nas lecturas e nas ofrendas. Foi unha gran alegría porque son o cura de todo o concello de Laxe e nunca é fácil que todos se poñan de acordo para facer unha homenaxe deste tipo, pero neste caso participaron todas as parroquias e para min é unha gran satisfacción ver que a xente está unida, que somos como unha gran familia».

A sus 77 años, el sacerdote piensa ya en un merecido descanso, pero reconoce que el relevo, en estos tiempos de falta de nuevas vocaciones, está complicado, así que ya sabe que «toca resistir mentres haxa saúde». Eso sí, con respecto a las bodas de diamante sacerdotales (60 años), aclara que «eso xa son palabras maiores».

Artículo publicado en La Voz de Galicia | Foto: Ana García