Visita de monseñor Barrio a los internos de Teixeiro

El pasado miércoles el arzobispo de Santiago, monseñor Julian Barrio, visitó el centro penitenciario de Teixeiro para desearles a todos los internos y al personal unas felices navidades. El arzobispo celebró una Eucaristía en el Salón de Actos del centro y posteriormente visitó el módulo 9 de enfermos mentales, quienes le desearon un próspero año nuevo con un villancico cantado “a su estilo”. D. Julián también tuvo oportunidad de desear una Feliz Navidad a los voluntarios y al equipo de dirección del centro penitenciario. “Fue una visita sencilla, pero emotiva”, resumía el capellán del centro, Manuel García Soto, la vivencia de esta estancia del arzobispo en Teixeiro.

Sin duda, uno de los momentos más emotivos fue la lectura de la Monición de Entrada de la Eucaristía por parte de uno de los reclusos, que por su significado tan especial en estas fechas reproducimos a continuación:

DESDE TEIXEIRO, CARTA DE UN PRESO A SU FAMILIA

Din…Don…Din….Don. Hola mamá, hola princesas mías, vengo a deciros que estas Navidades papá no estará con vosotras físicamente, pero sí en y de corazón y pensamiento; siempre estaré a vuestro lado; os amo hijas mías, mamá.

A veces, las personas cometemos errores y tenemos que pagarlos de una forma o de otra.

Estas Navidades elegí pasarlas al lado de mis compañeros del módulo 7, y mis ex compañeros de ingresos que visitaré -si me dejan- y compartir con ellos mis pequeñas alegrías, ya que la felicidad no es completa. La vida nos da grandes golpes…, pero es tan importante saber recibir los golpes como levantar la rodilla del suelo.

La Navidad es hermosa, muy hermosa, las casas están llenas de felicidad y las ilusiones afloran, los árboles de navidad se encienden y lo más importante, el abrazo fraternal que nos damos, todos nos deseamos una feliz navidad y un próspero año nuevo. En esta casa donde estoy viviendo provisionalmente es muy grande, una casa un poco especial, pero no deja de sorprendernos todos los días de una forma positiva o negativa. Tenemos nuestros adornos, nuestro árbol de Navidad, del cual cuelgan infinidad de regalos; el regalo más preciado nuestra libertad, eso es lo que pienso todas las mañanas cuando lo veo; y nuestro nacimiento, donde está el niño Jesús. Todo esto es posible gracias al trabajo de los compañeros, unos con más ganas y otros con menos, pero cada uno de nosotros aportamos nuestro grano de arena y eso se transforma en el cariño y fraternidad de unos con otros.

El niño Jesús está a punto de nacer en el portal de Belén, con su madre María y su padre José, un gran día, las estrellas brillan más que nunca. Estamos ante un momento único, este niño traerá paz a la Tierra.

Niño Jesús, protege y acoge en tus brazos a los que no tienen techo, dale un trozo de pan a los que no lo tienen, a los enfermos dales fuerzas seguir luchando, a ellos y a sus familias, a nosotros fuerzas para nuestra libertad. Querido Niño Jesús, te pido por toda esta gran familia, que es el centro penitenciario de Teixeiro, que familia tan especial, pero familia.

Quiero dar las gracias a la pastoral penitenciaria y a todos sus voluntarios que colaboran desinteresadamente, por su aliento y esperanza. Lucharemos por nuestros sueños de libertad, ¡sí libertad! ¡el que la tiene ahorra palabras!. Feliz Navidad, familia

Texto facilitado por Manuel García Souto, capellán C.P. Teixeiro

Foto de Archivo