Voces de esperanzaAcompañados: Vulnerables

Acompañados: Vulnerables

En la vida real mostrar la propia vulnerabilidad parece no estar bien visto, porque nos educan para ser fuertes, triunfadores, exitosos…  en todo y con todos.  Sin embargo, aceptar la vulnerabilidad es el camino para la libertad emocional, no hay duda.  Lo primero responde a vivir ajustándonos a las expectativas que otros tienen sobre nosotros, nuestros padres, nuestros educadores y maestros; lo segundo, nos inicia en la decisión de “creer en nosotros mismos”.  Año a año, curso a curso, expectativa a expectativa, vamos poniéndonos como capas de una cebolla para protegernos de nada, construyendo una coraza que únicamente nos daña a nosotros mismos y no nos defiende de nada, puesto que todo aquello que se hace rígido se rompe con facilidad ante el primer impacto.  Por el contrario, lo que nos hace flexibles facilita aprender que ser vulnerables no es lo mismo que ser débiles, sino principiantes permanentes del sentido de la vida y de la fe, lo que somos y lo que creemos.  Asumir con iniciativa las normas de una alerta sanitaria como la vivida, con sus dificultades, va convirtiendo la vulnerabilidad de todo lo cotidiano en las etapas diseñadas, en las etapas de la vida, en pequeñas acciones de fortaleza, carácter y valentía.

Padre Roberto

Artículo anteriorHasta el final
Artículo siguienteVídeos: Procesiones del Miércoles Santo

Lo más visto

Condecoración a cuatro sacerdotes en la celebración del Pilar

Los sacerdotes Antonio Vila Brion, párroco de Baroña y Xuño, Ramón Jorge Mosquera (Porto do Son e unidas), Jesús López Míguez (Outes) y José...

«Polo Camiño da fe»: 75 anos da Irmandade Obreira de Acción Católica

A Irmandade Obreira de Acción Católica cumpre 75 anos de existencia. Os militantes de toda Galicia runíronse na Raíña para compartir una xornada de...

Más Entradas