Voces de esperanzaEl otro claustro: San Pelayo. La corrección fraterna

El otro claustro: San Pelayo. La corrección fraterna

El abad que ha sido instituido como tal ha de pensar siempre en la carga que sobre sí le han puesto y a quién ha de rendir cuentas de su administración; y sepa que más le corresponde servir que presidir. Es menester, por tanto, que conozca perfectamente la ley divina, para que sepa y tenga dónde sacar cosas nuevas y viejas; que sea desinteresado, sobrio, misericordioso, y «haga prevalecer siempre la misericordia sobre el rigor de la justicia», para que a él le traten la misma manera.  Aborrezca los vicios, pero ame a los hermanos. Incluso, cuando tenga que corregir algo, proceda con prudencia y no sea extremoso en nada, no sea que, por querer raer demasiado la herrumbre, rompa la vasija.  No pierda nunca de vista su propia fragilidad y recuerde que no debe quebrar la caña hendida. Con esto no queremos decir que deje crecer los vicios, sino que los extirpe con prudencia y amor, para que vea lo más conveniente para cada uno, como ya hemos dicho. Y procure ser más amado que temido.

(REGLA de san BENITO capítulo LXIV: De la ordenación del abad, 7-15)

La corrección fraterna.

En una vida comunitaria esto es inevitable e imprescindible. Es más, es una gracia que deberíamos agradecer porque es lo que nos puede ayudar a crecer. Os cuento:

Todo comenzó una mañana: tras el trabajo cotidiano de la repostería descubrí a una Hermana que, preparando unas cañas de hojaldre para bañarlas con gelatina, vio que algunas de ellas estaban un poco tostadas de más… rascarlas no era posible, se perdía el dulce, si las bañaba con gelatina aún relucían más… ¿Qué hacer? ¡bañarlas en chocolate! Así quedaron hermosas y ricas pues el mal no era profundo sino tan sólo superficial. Al cabo de un rato me fui a ayudar en la cocina: era preciso fregar una mesa, tenía grasa. ¿Solución? echar detergente y rascar hasta dejarla como un coral.

Ambas cosas –el chocolate y el estropajo- son los medios que san Benito (obviamente en “lenguaje s. XXI”) propone al abad/abadesa, en los capítulos II y LXIV de nuestra Regla, para llevar a cabo la ardua tarea de servir, guiar y acompañar los diversos temperamentos.

Pero que nadie piense que con el “chocolate” san Benito recomienda el encubrimiento ¡todo lo contrario! Dice muy claro al abad que tan pronto vea salir un vicio lo extirpe de raíz, que odie los vicios y ame a los monjes.

En nuestra vida de cada día a veces adolecemos de discernimiento y caridad. Somos capaces de “quebrar la caña hendida”, herir con el estropajo sin más, por una nimiedad; y bañar de chocolate lo que es un mal real por miedo al qué dirán. Ambas cosas son necesarias en el arte de la vida comunitaria. Yo misma, más de una vez, he necesitado la “refriega” del estropajo para ver de nuevo con claridad, y otras he recibido el “chocolate” del consuelo en mi debilidad.

Así que, pidamos al Señor que nos dé dulzura y firmeza, “chocolate y estropajo”, para actuar con caridad. El “chocolate” tolera y hace fecunda la debilidad ¡no el pecado!; el “estropajo” descubre la belleza que hay y que es preciso trabajar y mostrar.

Si sólo hay “chocolate” nadie crece, si sólo “estropajo” nadie persevera. Sólo con ambas cosas puede haber vida de Comunidad y, por cierto, ¡muy verdadera!

Lo más visto

Condecoración a cuatro sacerdotes en la celebración del Pilar

Los sacerdotes Antonio Vila Brion, párroco de Baroña y Xuño, Ramón Jorge Mosquera (Porto do Son e unidas), Jesús López Míguez (Outes) y José...

«Polo Camiño da fe»: 75 anos da Irmandade Obreira de Acción Católica

A Irmandade Obreira de Acción Católica cumpre 75 anos de existencia. Os militantes de toda Galicia runíronse na Raíña para compartir una xornada de...

Más Entradas