En la Cripta de San Fernando, oración comunitaria por los enfermos