ActualidadFomentar lo misionero es fomentar el sueño de Dios

Fomentar lo misionero es fomentar el sueño de Dios

Quien así se expresa es Ángeles Pérez Mendaña, misionera de la Compañía de María que ejerció su vocación en Chile durante 45 años. Con ella hablamoscon motivo de celebrarse este domingo la Jornada de la Infancia Misionera bajo el lema “Con Jesús a Belén. ¡Qué buena noticia!”. A través de ella hemos querido poner rostro concreto a una labor tan esencial a la Iglesia que, como afirmó el papa Francisco, si no fuera misionera “no sería la Iglesia de Cristo, sino que sería sólo una asociación entre muchas otras, que terminaría rápidamente agotando su propósito y desapareciendo”.

Pregunta.¿Cómo se le ocurre “complicarse” la vida e irse a la aventura misionera a una persona que ha crecido rodeada de comodidades?

Respuesta. El origen de mi vocación tiene tres fuentes. La primera fue la fe de mis padres. Mi padre creía en la providencia a pesar de vivir en un pueblo marinero muy pobre de principios del s. XX. Mi madre sintió siempre una gran compasión por los pobres, y eso se pega. La casa te marca.

Luego me marca el Evangelio. Volver a Jesús. Y tener la suerte de estudiar Teología en Roma durante la celebración del concilio.

La segunda fue el colegio de la Compañía de María de A Coruña. Por aquel entonces, antes de comenzar las clases, la prefecta nos hablaba del Evangelio durante diez minutos. Todos los días. Eso me hizo descubrir la necesidad, que he tenido siempre, de volver a Jesús, volver al Evangelio.

Y luego los modelos. Mi primer catequista fue Baltasar Pardal, un santo sin duda. Recuerdo una vez que le dije: “yo quiero ser misionera” y él me auguró: “lo serás”. Me influyó también una hermana de congregación, Amalia Sanjurjo, misionera en África. Su modelo fue muy importante para mí.

Pregunta. ¿Nos faltan modelos?, ¿nos faltan maestros de vida en este Occidente nuestro?

Respuesta. Creo que sí. Llevo poco tiempo en España y aún me falta perspectiva. Pero creo que hay muchos movimientos pequeños, muchos grupos de Iglesia, pero nos faltan vocaciones. Es preciso regresar al Evangelio.

Pregunta. ¿Cómo crees que deberíamos enfocar nuestra pastoral para que los niños se sientan atraídos por el Evangelio?

Respuesta. Con los niños podemos hacer milagros. Porque tienen curiosidad, fantasía, son creativos y sueñan. Si damos respuesta a su curiosidad y en esa respuesta les ofrecemos a Jesús, aparecen muchas cosas. Aparece lo más humano. Si Jesús es algo es lo humano. Es la persona enviada por Dios que humaniza todo. Creo que tenemos que poner el Evangelio en las manos de los niños y acompañar la catequesis con signos que atraigan su atención. El signo tiene una fuerza expresiva tan grande que no se olvida nunca. También hay que alimentar los sueños de los niños.

Pregunta. ¿Cómo despertar sueños grandes en los niños?

Respuesta. Hay que despertar sueños, porque el mundo de hoy es muy chato. Nos quedamos con ganar dinero, embobados mirando la pantalla de un móvil… Escribió Eduardo Galeano: “El derecho a soñar no figura entre los treinta derechos humanos… pero si no fuera por él y por las aguas que da de beber, los demás derechos se morirían de sed”. Podemos imaginar el mundo que queremos que sea. El misionero es un soñador. Es muy realista por un lado, pero un soñador. El mundo necesita soñadores. El niño no puede quedarse en un mundo chato. Hay que darle al niño pequeñas utopías que le den sentido a su vida.

Pregunta. ¿Sobre qué pilares crees que se debe edificar nuestra pastoral?

Respuesta. Sobre la acción y la contemplación. Hay que llevar a los niños ante el altar. Ora et labora. Son los dos pilares, en pie de igualdad. Creo que es por aquí por donde debemos ir. Formar grupos pequeños de oración como hicimos en Chile. Una de mis últimas acciones allí fueron las “tardes con Jesús”. Un proyecto que llevaban laicos y que incluso acabó teniendo un espacio en la radio. La idea es tocar a Jesús en el Evangelio y tocarlo en el pobre.

Pregunta. Para resumir, ¿qué es ser misionero?

Respuesta. Ser misionero es una gracia. Es un regalo sentir ese impulso de dejar tu patria. Yo me fui a Chile y aún hoy me pregunto cómo me atreví con el miedo que yo le tengo a los terremotos. Es una gracia del Evangelio que te abre unos horizontes que te resitúan en el mundo. Y como palpas la pobreza y la miseria y los grandes contrastes, te metes de cabeza y haces tuya la frase de Jesús: “he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia” (Jn 10, 10) y “no he venido a ser servido sino a servir” (Mc 10, 45). Ser misionero es llevar el Evangelio en el corazón y los pies en la historia. En el misionero hay un heroísmo que es de lo Trascendente, es de Dios. Todo es gracia.

Lo más visto

Condecoración a cuatro sacerdotes en la celebración del Pilar

Los sacerdotes Antonio Vila Brion, párroco de Baroña y Xuño, Ramón Jorge Mosquera (Porto do Son e unidas), Jesús López Míguez (Outes) y José...

«Polo Camiño da fe»: 75 anos da Irmandade Obreira de Acción Católica

A Irmandade Obreira de Acción Católica cumpre 75 anos de existencia. Os militantes de toda Galicia runíronse na Raíña para compartir una xornada de...

Más Entradas