In memoriam D. José Iglesias Costas

Hoy hemos venido con tristeza, gratitud y esperanza a rezar por D. José. Todos recordamos su saludo directo y su llamada. No podía ser un mero “buenos días” o un formal y condescendiente “hola, qué tal”. Lo suyo era un disparo de francotirador: “¿¡Oye!?” Una mezcla de afecto, vacile (con inyección de cafeína para despertar … Sigue leyendo In memoriam D. José Iglesias Costas