Voces de esperanzaPadres del desierto 5

Padres del desierto 5

El abad Casiano cuenta del abad Juan

que había ocupado altos puestos en su congregación

y que había sido ejemplar en su vida.

Estaba a punto de morir y marchaba alegremente

y de buena gana al encuentro del Señor.

Le rodeaban los hermanos

y le pidieron que les dejase como herencia una palabra,

breve y útil,

que les permitiese elevarse a la perfección que se da en Cristo.

Y él dijo gimiendo:

«Nunca hice mi propia voluntad,

y nunca enseñé nada a nadie

que no hubiese practicado antes yo mismo».

 

 

Artículo anteriorAcompañados: habilidades
Artículo siguienteParroquia de guardia: Cangas

Lo más visto

Condecoración a cuatro sacerdotes en la celebración del Pilar

Los sacerdotes Antonio Vila Brion, párroco de Baroña y Xuño, Ramón Jorge Mosquera (Porto do Son e unidas), Jesús López Míguez (Outes) y José...

«Polo Camiño da fe»: 75 anos da Irmandade Obreira de Acción Católica

A Irmandade Obreira de Acción Católica cumpre 75 anos de existencia. Os militantes de toda Galicia runíronse na Raíña para compartir una xornada de...

Más Entradas