El arzobispo asistió a la presentación del libro «33 claves del Papa Francisco»

  • Un libro de Juan Vicente Boo, corresponsal del diario ABC en el Vaticano

El arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, asistió este miércoles a la presentación del libro de Juan Vicente Boo, corresponsal del diario ABC en el Vaticano, 33 claves del papa Francisco, en el que traza un retrato del pontificado de Francisco entre 2017 y 2019 a través de una recopilación de sus columnas en el semanario Alfa y Omega en ese tiempo. En la presentación, que se desarrolló en el salón de actos de Abanca Obra Social, monseñor Barrio indicó que el libro “contribuye a conocer el itinerario” del pontificado de Francisco. El arzobispo felicitó al autor “por esta intuitiva publicación que es una historia breve por la extensión pero muy enjundiosa en el contenido de la misma”. “Juan Vicente”, señaló, “es un gran conocedor en lo que al pensamiento y a la praxis pastoral del Papa se refiere. Está viviendo a pie de obra, los grandes acontecimientos del Pontificado del Papa Francisco como también el día a día”. El acto fue presentado por la periodista de la Cadena Cope en Santiago Paula Pájaro.

Según explicó en su intervención monseñor Barrio, “las 33 claves del papa Francisco es un libro que aporta una descripción sistemática de su espiritualidad, su estilo de gobierno, los grandes rescates a los que se ha lanzado, las maniobras de poderosos intereses económicos y políticos para frenarle y las nuevas proyecciones geopolíticas a nivel mundial, en el camino abierto por Juan Pablo II”. El arzobispo añadió que “esta publicación me parece un buen escenario para interpretar la sinfonía del Papa a través de estas claves que se nos ofrecen. Así estamos en la posibilidad de entender, discernir y asumir las orientaciones del Sucesor de Pedro. Más allá de la anécdota percibimos la enjundia de su magisterio y de sus actuaciones, descubriendo la sabiduría para dar importancia a lo que lo tiene, y para poner como centro a Dios, origen, causa y meta de nuestras aspiraciones en los momentos fáciles y difíciles que no le han faltado”.

Por su parte, el autor comentó en su intervención cómo había sido la génesis de la obra, hizo un repaso de su trabajo periodístico en el Vaticano y respondió con profundidad y buen humor a las preguntas que algunos de los asistentes le plantearon en el diálogo que cerró el acto de presentación de 33 claves del papa Francisco.

En el libro, según señala su editora San Pablo, la excepcional mirada del experto vaticanista nos adentra en la compleja personalidad y la intensa actividad de un papa que, con los pies en la tierra pero la cabeza en el cielo, está haciendo historia a cada paso. Los dos últimos años son, probablemente, los más duros del pontificado de Francisco, que se ha enfrentado a desafíos y toma de decisiones fundamentales ante cuestiones de vital importancia para la Iglesia como el clericalismo, la corrupción, el abuso de menores, el regreso a la sencillez del Evangelio…

“Observar desde cerca el trabajo de un papa –una intensa mezcla de espiritualidad y de humanidad, al servicio del mundo entero– es asomarse a una actividad absolutamente única, y constituye un verdadero privilegio –dice el autor en la Introducción al libro–.

Para un periodista conlleva la responsabilidad de tratar de entenderlo y explicarlo lo mejor posible dentro de los estrechos límites de un diario o las veloces mini-píldoras de un boletín informativo.

Francisco tiene los pies en la tierra o, mejor dicho, en el fango, pues le gusta acercarse a los lugares de pobreza y a los países en crisis. Pero, al mismo tiempo, tiene siempre la cabeza en el cielo. Y el corazón, en la persona a la que saluda o escucha como si no hubiese nadie más en el mundo”.

Juan Vicente Boo es corresponsal del diario ABC en el Vaticano desde hace más de veinte años y ha sido también corresponsal del mismo periódico en Bruselas, Hong Kong y Nueva York. Ha volado con san Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco en más de sesenta viajes internacionales y ha trabajado en más de setenta países. Es autor de El papa de la alegría (2016) y Píldoras para el alma (2017). Boo, economista y periodista especializado previamente en Defensa y Política exterior, ha sido promotor y consejero delegado de la agencia televisiva internacional Rome Reports. Ha recibido el Premio ¡Bravo! de comunicación de la Conferencia Episcopal Española.

 

Intervención de monseñor Julián Barrio en la presentación del libro 33 claves del papa Francisco

¡Buenas tardes! Saludo con afecto y agradecimiento a D. Juan Vicente Boo, autor del libro que presentamos, a la periodista de COPE, Paula Pájaro, por su amable presentación y, por supuesto a todos Vds. por su presencia en este encuentro que nos ayudará a entender mejor la espiritualidad, el modo de gobernar y las prioridades del Papa Francisco. “33 claves del papa Francisco”  contribuye a conocer el itinerario de su Pontificado. Mi felicitación cordial por esta intuitiva publicación que es una historia breve por la extensión pero muy enjundiosa en el contenido de la misma. Juan Vicente es un gran conocedor en lo que al pensamiento y a la praxis pastoral del Papa se refiere. Está viviendo a pie de obra, los grandes acontecimientos del Pontificado del Papa Francisco como también el día a día. Fruto de este conocimiento y reflexión es la obra a la que hoy me alegra referirme.

Recordando a san Juan Bautista si se me permite el símil, digo que soy la voz. La palabra es Juan Vicente. En ese sentido considero que en el umbral del libro nos encontramos con la clave general que explica las demás. Esta clave es la breve respuesta del Papa al autor durante el vuelo de Roma a Vilnius en septiembre del año pasado, una época de ataques más intensos de lo normal.     —Santo Padre, muchas gracias por su ejemplo de serenidad —le dijo Juan Vicente Boo. La respuesta del Papa con tan solo siete palabras aporta no solo la clave de su serenidad sino también de su extraordinaria capacidad de trabajo y de ayuda a las personas necesitadas. El Papa le respondió con toda naturalidad: Es un regalo que viene de arriba…

Aunque la barca de Pedro navega por aguas agitadas, el papa Francisco camina sobre las aguas. El sábado pasado, en la misa celebrada por Todos los Difuntos en las Catacumbas de Priscila, señalaba el libro del Evangelio, apenas leído, y afirmaba: “la identidad del cristiano es lo que acabamos de escuchar: las Bienaventuranzas”. Y añadía, de un modo muy catequético: “La ‘tarjeta de identidad’ del cristiano consiste en las Bienaventuranzas, descritas en Mateo 5, y en el ‘gran examen’ por el que seremos juzgados, descrito en Mateo 25”. El Señor explica el motivo: “porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, era peregrino y me acogisteis…”. Las Bienaventuranzas y obras de misericordia son siempre una asignatura pendiente.

La serenidad es un regalo que viene de arriba”. En esta perspectiva nos referimos a tres libros anteriores al que hoy presentamos. Se trata de la llamada “trilogía española” sobre los rasgos más definitorios del Papa Francisco. Iniciaba esta trilogía Javier Martínez Brocal, director de la agencia televisiva Rome Reports, en 2015 con “El papa de la misericordia”. La continuaba Juan Vicente Boo en 2016 con “El papa de la alegría”, que presentamos en esta misma sala, y lo ha completado este año la corresponsal de COPE en Roma, Eva Fernández, con “El papa de la ternura”, que tuve el gusto de presentar en A Coruña el pasado mes de agosto. Son los tres rasgos característicos de la personalidad y las enseñanzas del Papa: misericordia, alegría, ternura.

Las “33 claves del papa Francisco” es un libro que aporta una descripción sistemática de su espiritualidad, su estilo de gobierno, los grandes rescates a los que se ha lanzado, las maniobras de poderosos intereses económicos y políticos para frenarle y las nuevas proyecciones geopolíticas a nivel mundial, en el camino abierto por Juan Pablo II.

La línea de espiritualidad se percibe ya en lss das primeras claves: “Un Papa “Grande” y “Lavar los pies”, que se refiere a sus gestos respecto a presos, ancianos o inmigrantes en los oficios del Jueves Santo, recordando el ejemplo de Jesús. Esa línea de espiritualidad continúa en “Un Papa alegre”, “El Papa del buen humor”, “La paz interior” y “La reforma del corazón”.

Su estilo de gobierno se descubre, a su vez, en las claves “Un Papa que gobierna”, “Un Papa colegial”, “Un Papa viajero”, “Las tres ‘limpiezas’”, “Papa, el trabajo más difícil” y “El mejor insider”. El análisis de su modo de gobernar se completa en otras tres claves: “Las ‘vacaciones’ del Papa”, “Los dos manuales de Francisco” y “Vaticano de cartón” sobre la reforma organizativa de la Curia. Son temas complejos, pero cada uno está expuesto en 400 palabras publicadas en el semanario “Alfa y Omega” de la archidiócesis de Madrid.

Me he referido anteriormente a los grandes rescates internacionales. En este libro aparecen tres. El primero aparece en la clave de “El Papa ‘rohingya’”, que viajó a Myanmar y Bangla Desh para defender a esa minoría torturada y expulsada por los militares birmanos hasta convertirla en la mayor población apátrida del mundo. El segundo, el de las víctimas de las guerras, se percibe en la clave de “El Papa de la ‘paz justa’”, subrayando el cambio desde la doctrina tradicional de la “guerra justa” hacia otra mucho más proactiva y positiva: crear las condiciones de la “paz justa” lo percibimos en la clave de la “paz preventiva”. El tercer rescate, que hemos visto en acción durante el Sínodo de los Obispos el pasado mes de octubre, se interpreta en la clave del “El Papa de la Amazonia”, escrito en enero de 2018 cuando Francisco empezó su visita a Perú viajando a Puerto Maldonado, en la Amazonia peruana, antes de cualquier acto en la capital, Lima.

Hace ya tiempo que surgieron voces contrarias a la figura de Francisco. Desde prácticamente el comienzo del pontificado, no se han ahorrado palabras y tiempo para desacreditar a un Papa que, si algo ha traído a la Iglesia es, al menos, ganas de renovación. Cada gesto, cada palabra, cada declaración es agriamente atacada por guardianes de las esencias que tratan de imponer una visión del Evangelio que se aleja con mucho de los pobres o los vulnerables. Vivimos tiempos proféticos. La Iglesia en occidente se encuentra en declive numérico. Su influencia social disminuye, al mismo ritmo que disminuyen los practicantes. Resulta que hay otras realidades donde la Iglesia crece joven y fresca, donde no hay miedo a la innovación pastoral y litúrgica y donde, sin esconder el mensaje, el diálogo con otras realidades se mezcla con la fe en Jesús. El Papa encaja bien los golpes pero su pontificado no está siendo tranquilo. Las industrias carboneras y petroleras de Estados Unidos empezaron a promover ataques en 2014, cuando el Papa estaba preparando la encíclica social y ecológica “Laudato si”.

Poco después, algunos fondos de inversión especulativa y algunas grandes industrias militares pasaron a considerarle un enemigo, y se sumaron a las maniobras para neutralizarle. Es lo que se expone en estas tres claves: “Desgastar a Francisco”, “Pontífices de mercado” y “Cónclave de mercado”. Esta última sobre una operación sin precedentes para descalificar o promover “papables” en el próximo cónclave al gusto de los intereses económicos de quienes financian la maniobra.

Finalmente, el libro describe las nuevas proyecciones mundiales. Las claves son: “El Papa en Egipto” que presenta las perspectivas de la intervención de Francisco en la Universidad de Al-Azhar, el centro teológico de referencia para 1.300 millones de musulmanes sunníes. “Paz del alma en China” que refleja el acuerdo con las autoridades de Pekín para el nombramiento de obispos con el fin de normalizar la vida de la Iglesia en ese gigantesco país y cerrar la fractura abierta durante medio siglo de persecución entre las llamadas “Iglesia patriótica” e “Iglesia clandestina”. Finalmente, “Francisco de Arabia” relata el primer viaje de un Papa a la Península Arábiga, la cuna del Islam, y la inesperada firma, en Abu Dhabi, del Documento sobre Fraternidad Humana -el primer texto común de ambas religiones- por parte del Papa y el Gran Imán de la Universidad de Al-Azhar, Ahmed Al Tayyeb, firme partidario de garantizar la libertad de todas las religiones, un giro copernicano en el mundo musulmán.

Ese primer acuerdo entre las dos religiones con mayor número de seguidores en el mundo ha tenido una continuación el pasado 28 de octubre, cuando representantes de las tres grandes religiones monoteístas abrahámicas -judíos, cristianos y musulmanes- firmaban en Roma su primer documento conjunto. Se trata de una declaración sobre la dignidad de la vida en sus últimas etapas, señalando textualmente que “la eutanasia y el suicidio asistido son moral e intrínsecamente erróneos y deben ser prohibidos sin excepciones. Se rechaza categóricamente toda presión o acción sobre los pacientes para inducirles a poner fin a sus vidas”.

No he mencionado todas las “claves” para no cansarles. Pero tan solo la enumeración de esta larga lista de temas de calado, deja muy claro que los años de pontificado -2017, 2018 y 2019- los “años duros” por los ataques contra el Papa, han sido de una riqueza extraordinaria.

La providencia nos irá indicando. Al comienzo del pontificado aseguró que, debido a su edad, haría pocos viajes internacionales. Y, sin embargo, el 2019 va a sumar nada menos que siete viajes incluyendo el previsto a Tailandia y Japón dentro de dos semanas, un desafío para una persona de 82 años. Hemos sabido por los periódicos que a comienzos del viaje anterior, realizado en septiembre a Mozambique, Madagascar y la Isla Mauricio, la corresponsal de COPE en Roma, Eva Fernández le entregó un elegante mapa del Camino de Santiago y le animó calurosamente a peregrinar al “Fin de la Tierra” con motivo del próximo Año Santo Compostelano 2021. Juan Vicente lo contaba en su crónica para ABC, y está a la espera de que todo salga bien para añadir una nueva clave a estas 33: “El Papa peregrino”.

Esta publicación me parece un buen escenario para interpretar la sinfonía del Papa a través de estas claves que se nos ofrecen. Así estamos en la posibilidad de entender, discernir y asumir las orientaciones del Sucesor de Pedro. Más allá de la anécdota percibimos la enjundia de su magisterio y de sus actuaciones, descubriendo la sabiduría para dar importancia a lo que lo tiene, y para poner como centro a Dios, origen, causa y meta de nuestras aspiraciones en los momentos fáciles y difíciles que no le han faltado. Lleva la eternidad en la mente, a Dios en el corazón y el mundo a los pies. Partidarios y no tan partidarios se atreven a opinar del Papa aunque nadie se atreva a profetizar el devenir de su Pontificado. Para él está claro: “La dificultad es una excusa que la historia nunca acepta”. Y la historia dirá. Es el sencillo relato del día a día de una vida rica en acontecimientos, claramente expresada en sencillas palabras y simples gestos. Caminar, construir, confesar. La visión cristiana genera un juicio cultural y una experiencia de vida significativa para todos. En la espiritualidad cristiana percibimos un modo alternativo de entender la calidad de vida.

El autor ha logrado ofrecernos las claves para acercarnos al misterio del Papa. ¡Enhorabuena, Juan Vicente!