Las hermanas cistercienses del Monasterio de Armenteira informan sobre las Jornadas Monásticas que se celebrarán en este próximo verano:

“Puedes participar de una experiencia de vida monástica durante tres días en nuestro monasterio; seguir el ritmo de la comunidad, orar y trabajar con las monjas. Habrá alguna charla sobre temas monásticos desde la experiencia y momentos de oración silenciosa. Será un grupo pequeño con la oportunidad de conocer más de cerca los tesoros del monacato. El encuentro está abierto a participantes de ambos sexos, de menos de 45 años y  las plazas son limitadas.

El precio de las Jornadas monásticas incluyendo la estancia  y el desayuno, comida  y cena de los todos los días es de 135 € por persona.

Fechas de la primera Jornada Monástica: 6-8 de Julio del 2018

Llegada: Jueves 5 de Julio antes de las 18,30 h

Salida: Lunes 9 de Julio por la mañana

Plazo de inscripción: hasta el 23 de Junio

Fechas de la segunda Jornada Monástica: 31 de Agosto-2 de Septiembre del 2018

Llegada: Jueves 30 de Agosto antes de las 18,30 h

Salida: Lunes 3 de Septiembre por la mañana

Plazo de inscripción: hasta el 18 de Agosto

Para más información contactar con: 627 097 696 – Hna. Paula Téllez de Armenteira

Email: paula.armenteira@gmail.com

No olvides abrir tu corazón para experimentar “la fuerza de Dios en ti” como dice Thomas Merton (monje cisterciense del s. XX):

Quizás soy más fuerte de lo que pienso.

Quizás hasta tengo miedo de mi fuerza.

Quizás de lo que tengo más miedo es de la fuerza de Dios en mí.

 Como se sabe, entre las rías de Pontevedra y Arousa, en la comarca del Salnés, asoma el antiguo Monasterio Cisterciense de Armenteira habitado por una comunidad de monjas de la misma orden.

En su página web (https://www.monasteriodearmenteira.es/), las hermanas indican lo siguiente: “La pregunta que fácilmente puede surgir al visitar esta web o al acercarse a nuestro Monasterio es ¿qué hacemos aquí un grupo de mujeres, de monjas? ¿Qué sentido tiene nuestra vida?

Como cristianas, nuestro punto de referencia es Cristo, al que intentamos seguir según el Evangelio, en una comunidad de hermanas.

Las monjas y los monjes hemos ido trazando, a lo largo de los siglos, un peculiar estilo de vida sencillo que, en un ambiente propicio para cultivar la soledad y el silencio, nos ha ido permitiendo adentrarnos en nuestro propio corazón, fuente de la unificación interior y espacio para el desarrollo de una vida comunitaria saludable y vigorosa.

Los primeros Cistercienses describieron el monasterio como “escuela de amor”. Siguiendo sus pasos, tratamos de hacer realidad, también hoy, el modelo de vida al que nos sentimos especialmente invitadas”.