La misión de Cáritas y los derechos humanos

  • Los voluntarios reunidos en Santiago agradecieron a monseñor Barrio su labor al frente de la diócesis de Compostela
  • La ponencia central corrió a cargo de Sonia Olea del equipo de Incidencia de Cáritas Española
  • Con talleres de trabajo se profundizó en la ayuda a los más necesitados

El obispo de Mondoñedo-Ferrol, monseñor Fernando García Cadiñanos en su condición de responsable de las Cáritas en Galicia, presidió la jornada de reflexión, estudio y formación en la que participaron más de tres centenares de voluntarios gallegos y que se celebró en Santiago teniendo como lema general “Los Derechos Humanos en la Misión de Cáritas”. La jornada, denominada como Encuentro del Voluntariado y que cumplía su decimocuarta edición, se dividió en tres partes: ponencia, realización de talleres de trabajo y presentación de las conclusiones, finalizando el encuentro con la celebración Eucarística

Compartir experiencias

En su saluda de bienvenida monseñor Julián Barrio, arzobispo emérito y administrador apostólico de Santiago de Compostela, recordó a los voluntarios que este tipo de encuentros sirven para compartir experiencias y testimonios y conocer distintas realidades del trabajo en Cáritas. Insistió en que los agentes de la caridad no deben perder la ilusión por ser contagiadores de la esperanza, les animó para seguir acompañando a los excluidos, y les pidió que desarrollen su labor en beneficio de las personas más necesitadas.

Al finalizar su intervención, el obispo de Mondoñedo- Ferrol, en su condición de responsable del Encuentro, pidió un aplauso para monseñor Barrio a modo de agradecimiento por los años que ha estado al frente de la diócesis de Santiago y de la Iglesia metropolitana

Respetando los derechos

La ponencia giró sobre el lema general del encuentro y corrió a cargo de Sonia Olea, licenciada en Derecho, jurista especializada en Derechos Humanos, tanto en España como en América Latina, e integrante del equipo de Incidencia de Cáritas Española. La conferenciante fue presentada por el obispo de Mondoñedo- Ferrol, monseñor García Cadiñanos.

En su intervención, Sonia Olea, hizo hincapié en que el ejercicio de la dignidad humana es posible de ahí que desde Cáritas- señaló-, se defienda que se tienen que respetar los Derechos Humanos. Sostuvo que el ejercicio de la dignidad humana tiene que estar siempre presente “en nuestro trabajo dentro de Cáritas”, recordando que ayudar para defender a las personas es algo consustancial con la institución.

Al referirse a la caridad social señaló que “nos hace amar el bien común y nos lleva a buscar efectivamente el bien de todas las personas, consideradas no sólo individualmente, sino también en la dimensión social que las une”.

Mencionó que los empobrecidos son los que más sufren de ahí que se deban tener presentes para defender sus Derechos Humanos. Insistió en que en el trabajo del voluntario deben primar una serie de factores fundamentales: el amor, la justicia, la paz y la libertad

Considera que los derechos humanos son el pilar fundamental en la acción social de Cáritas, mencionando las situaciones en las que a nivel general se están vulnerando estos derechos, señalando como debemos aplicarlos a la hora de poner en marcha la acción social a favor de las personas más vulnerables.

Todas las personas somos hijos de Dios, mencionó, plenas en dignidad, en derechos, en amor, en vida. “La persona es un ser integral, único e irrepetible que posee potencialidades y capacidades, sea quien sea, haya nacido donde haya nacido, haga lo que haga, piense lo que piense”, constató.

Grupos de trabajo

Los voluntarios configuraron grupos de trabajo para abordar en forma de talleres distintos temas de máxima actualidad relacionados con los derechos humanos en la misión de Cáritas. Lo hicieron centrándose en aspectos fundamentales con la alimentación, la protección social, la buena administración, la participación y ser escuchados, la no discriminación, trato a los inmigrantes, la salud, atención a los mayores, la vivienda, un empleo decente, y la no discriminación.

Misericordia

El obispo de Mondoñedo- Ferrol presidió la Eucaristía concelebrada con delegados episcopales de Cáritas. Durante su homilía monseñor García Cadiñanos se refirió a la palabra Misericordia de la que dijo que nacía del corazón para ayudar a los que más lo necesitan, “todos tenemos que ser misericordiosos en nuestro trabajo, en nuestra labor, en nuestra misión”, señaló.

Para el prelado Cáritas es la institución que tiene por naturaleza ser la expresión de la misericordia. Recordó palabra del papa Francisco en las que nos habla que tenemos que ser el corazón de la misericordia.

Monseñor García Cadiñanos constató que es importante descubrir a Jesús en el centro de nuestras vidas “de ese modo podremos ser misericordiosos”.

Finalizó indicando que los voluntarios de Cáritas tienen que traspasar la Comunidad y poner las capacidades al servicio de los más desfavorecidos.