Además de la labor social del Ayuntamiento y de la predisposición a colaborar, por parte de la Escuela Naval de Marín, Cáritas parroquial mantiene, en tiempo de coronavirus, la atención primaria a 45 familias (unos 200 usuarios) y vela por 54 personas que viven solas y sin recursos. La institución de la Iglesia socorre en sus pisos de acogida a 10 personas en riesgo de exclusión. El comedor benéfico de la localidad, gestionado por las Hijas de la Caridad, atiende a otras 80 personas cada día y la Asociación benéfica Sor Elvira vela por 7 personas.