OpiniónManuel Cacheda Vigide, sacerdote con celo por las almas

Manuel Cacheda Vigide, sacerdote con celo por las almas

Ayer recibía, por medio de esas comunicaciones rápidas y modernas, la noticia del fallecimiento de D. Manuel , párroco in solidum de San Fernando.

Como nos pasa a veces, me causó extrañeza, no me lo creía, pues hace unos 10 días que estuve con él, en su habitación de la Casa Sacerdotal, con una conversación distendida y nada hacía presagiar que aquella iba a ser nuestra última conversación.

Me recibió con alegría y agradecimiento y estuvimos conversando de los años 70 en que yo acababa de llegar a Santiago y él era un veterano de la pastoral y de Santiago. Era un momento de gran crisis, la que se llamó la crisis postconciliar.

En unos años D. Manuel fue arcipreste y en aquel momento yo era secretario del arciprestazgo y tomaba nota de las reuniones, algunas aun las conservo,  y estas reuniones reflejan aquellos momentos de cambio. Estuvimos muy unidos en esa labor, intentando una pastoral moderna y de conjunto.

D. Manuel tiene el mérito de haber hecho construir dos iglesias, una en Soutelo de Montes y la otra la de san Fernando en Santiago.

En Soutelo de Montes conoció a Alexia González Barros que está en proceso de canonización. Allí, en Soutelo, estaban sus padres y era la hija menor de 7 hermanos. Luego se fueron para Madrid.

La iglesia de San Fernando es un templo grande, muy bien situado en la parroquia y con muchas dependencias, tan necesarias en una parroquia moderna. Decía D. Manuel: competimos en amplitud.

Las obras de San Fernando fueron ocasión de apostolado con numerosas personas y el nuevo templo le ayudó mucho a hacer parroquia y comunidad, según él mismo comentaba.

Cuidó a los niños, visitó escuelas, atendió a los enfermos de un modo especial. Soy testigo de cómo, aun a horas tardías, iba a visitar y llevar la comunión a los numerosos enfermos que no podía atender a otras horas por la labor intensa en la parroquia.

Dedicaba horas al confesonario y al acompañamiento espiritual y fruto de sus oraciones y de la atención a la vida espiritual de las almas son sus 47 vocaciones de todo tipo, que tiene en su haber. En sus últimos días de la Casa Sacerdotal recordaba con cariño y oraciones a todas ellas -sacerdotes y religosas-  y pedía su perseverancia.

No se acaba en esto su labor sacerdotal, pues organizó cursillos prematrimoniales, dio retiros a sacerdotes, y dio misiones populares en muchas ocasiones y eran muy partidario de este medio de conversión y formación.

Comenzó a dar estas misiones por una iniciativa del Cardenal Quiroga que quiso misionar toda la diócesis y él se presentó entre los voluntarios, y ahí comenzó esta maravillosa experiencia.

Fui a la parroquia que hizo de velatorio y vi una riada de gente que acudía a darle la despedida. También  vi a bastantes sacerdotes que se paraban a rezarle un responso que era secundado por los asistentes. En esa sala donde se le velaba,  hay una exposición con fotos y con las principales fechas y acontecimientos de la parroquia. Será enterrado en la misma iglesia de San Fernando.

Esperamos que siga en el Cielo dando gloria a Dios y pidiendo por su parroquia, por sus amigos y por toda la humanidad.

Nació  en Oiros el 8-11-1923
ordenado el 24-6-1951
falleció en la víspera de la Anunciación : el 24-3-2017

Fuente: Parroquia de San Cayetano

Lo más visto

Condecoración a cuatro sacerdotes en la celebración del Pilar

Los sacerdotes Antonio Vila Brion, párroco de Baroña y Xuño, Ramón Jorge Mosquera (Porto do Son e unidas), Jesús López Míguez (Outes) y José...

«Polo Camiño da fe»: 75 anos da Irmandade Obreira de Acción Católica

A Irmandade Obreira de Acción Católica cumpre 75 anos de existencia. Os militantes de toda Galicia runíronse na Raíña para compartir una xornada de...

Más Entradas