OpiniónMomento Blanco, en Cope: lo que no se ve

Momento Blanco, en Cope: lo que no se ve

Noemí tuvo una infancia terrible. Sus problemas escolares (académicos, relacionales, psicológicos, etc.) se gestaron en una familia con problemas: alcohol, drogas, malos tratos, sexo mercantil y ausencia de cariño. Ella ignoraba que esos conflictos, a su vez, llegaron un día a casa por egoísmos y otros pecados consentidos. Puede pasarnos a cualquiera.

Nadie está destinado a un abismo de soledad y miseria. Incluso, cuando Dios lo permitiese, como duro entrenamiento para bienes futuros, la obligación del cristiano consiste en rodear a cada persona sufriente con un escudo protector de afecto: Cristo prometió estar cerca. La mirada común no percibe las mayores bondades ni las pocilgas del ser humano.

El dictador ugandés de los años 70, Idi Amin, por ejemplo, encandilaba a las masas. Existe incluso una leyenda acerca de su canibalismo. Una joya, vamos. Ser” y “parecer” no siempre coinciden. La Gracia de Dios no se ve, pero actúa, vence, eleva. La humanidad se acoge a ella siempre que lo desee. Nada hay irremediable. ¿Quién dijo miedo?

Manuel Ángel Blanco
(Cope, 23 de junio de 2017)

Lo más visto

Condecoración a cuatro sacerdotes en la celebración del Pilar

Los sacerdotes Antonio Vila Brion, párroco de Baroña y Xuño, Ramón Jorge Mosquera (Porto do Son e unidas), Jesús López Míguez (Outes) y José...

«Polo Camiño da fe»: 75 anos da Irmandade Obreira de Acción Católica

A Irmandade Obreira de Acción Católica cumpre 75 anos de existencia. Os militantes de toda Galicia runíronse na Raíña para compartir una xornada de...

Más Entradas